Campaña “Mi regla, mis reglas”

La menstruación forma parte de la vida de la mitad de la población.

De forma más o menos regular, las mujeres que menstruan lo hacen durante una cuarta parte de su vida, cada 28 días aproximadamente y durante 5 días por término medio. Esto equivale a casi 2.400 días de sangrado.

Según un estudio de «Equidad y salud menstrual en España», el 22,2% de las participantes reportan que habían tenido algún tipo de dificultad económica para adquirir productos menstruales en algún momento de su vida y el 12,5% de las mujeres encuestadas no sabía lo que era la menstruación antes de la primera regla.

En la última década, los productos menstruales reutilizables han ido ganando popularidad, aunque todavía hoy en día la población que los utiliza representa a una minoría. De acuerdo con datos de Rezero (Rezero, 2019), los productos menstruales reutilizables suponen un coste económico mucho menor: los productos desechables, a lo largo de toda la vida fértil, suponen, de media, un gasto de 2.500 euros en tampones y compresas. Si, por el contrario, se opta, por ejemplo, por la copa menstrual, el gasto es de 144 euros.

Asimismo, el uso de estos productos disminuye considerablemente la generación de residuos. A lo largo de un ciclo vital se pueden llegar a generar aproximadamente 180 kg de residuos en productos menstruales desechables, mientras que, si se utilizaran compresas de tela, se generarían 2,4 kg.

En el marco de la Estrategia Nacional de Derechos Sexuales y Reproductivos (ENDSiR) se está desplegando el Plan integral de equidad menstrual y climaterio 2023-2025, esta campaña comportará el acceso universal y gratuito de las personas que menstruen a un producto menstrual reutilizable.

¿Cómo funcionará la campaña?

Las farmacias participantes tendremos un distintivo que nos identificará y acreditará como punto autorizado de distribución de los productos menstruales en el marco de esta acción del gobierno.

Todas las personas que tengan la mestruación que tengan de 10 a 60 años recibirán un QR en la aplicación de Mi Salud, aproximadamente a partir de marzo de 2024.

Si una mujer está interesada en participar, deberá dirigirse a una farmacia adherida, con su código QR impreso o digital y el equipo de la farmacia le asesorará en el producto más adecuado (brazos menstruales, copas menstruales o compresas reciclables) en su caso y en la talla correspondiente.

La mujer podrá elegir gratuitamente entre una de las tres opciones.

Algunos puntos claves a tener en cuenta:

● Si no se puede acudir presencialmente a la farmacia, se puede compartir el código con una tercera persona para que ésta pueda recoger el producto.

● Se podrá entregar el producto siempre que se entregue un QR activo.

● La farmacia dispensadora desactivará este código QR cuando entregue el producto.

● En caso de no disponer en el stock de un producto, la farmacia hará el pedido al distribuidor y lo recibirá en un plazo aproximado de 2 días. El paciente debe tener en cuenta que el código QR permanecerá bloqueado por la farmacia donde haga el encargo y entonces no podrá adquirirlo en una farmacia diferente.

¿Qué tipos de productos se pueden elegir?

  1. Copa menstrual

Es un recipiente reutilizable diseñado para introducirlo en la vagina y recoger el sangrado menstrual. Está fabricado con silicona de grado médico, material que no influye en el pH ni en la flora vaginal y, por tanto, no provoca irritaciones. Dado que es un material neutro y libre de químicos, tampoco tiene efecto alguno en la cantidad de sangre que se expulsa durante la menstruación.

La forma de copa permite hacer el vacío, adaptarse a las paredes vaginales y evitar que se mueva o que se caiga, de esta forma se minimiza el riesgo de fugas. En la base hay un tallo que sirve de tirador para extraerlo con total seguridad.

Sin embargo, si pasados ​​unos minutos después de introducirla se notan molestias, probablemente no esté bien colocada.

La copa permite realizar las actividades diarias con normalidad y también es una buena alternativa para utilizarla durante la noche, ya que es el método de recogida de sangrado que permite un mayor uso continuado.

La copa menstrual tiene una capacidad aproximada de 30 ml, tres veces más que un tampón.

Uso máximo continuado: entre 8 y 12 horas. En función del flujo, será necesario cambiarla más o menos frecuentemente.

Vida útil: entre 5 y 10 años. Aunque las copas pueden cambiar de color con su uso y esterilización, si se hace un buen mantenimiento, pueden durar hasta 10 años.

Talla de la copa: hay tres tallas diferentes:

o Copa talla 0 o S (tamaño pequeño) para las personas que tienen el cérvix pequeño o el canal vaginal más estrecho. Normalmente se considera más adecuado para menores de 16 años.

o Copa talla 1 o M (tamaño medio) para las personas que no hayan tenido parte vaginal o que la han tenido, pero en las que el suelo pélvico se ha recuperado perfectamente. Se considera adecuado para personas de entre 16 y 30 años.

o Copa talla 2 o L (tamaño grande) para las personas que han tenido parte vaginal.

  Se recomienda para mujeres mayores de 30 años.

Limpieza y mantenimiento: la copa recoge el sangrado menstrual, por lo que hay que ir vaciándola al lavabo o en un fregadero. Se recomienda lavarla o enjuagarla con agua cada vez que se vacíe, pero si no se dispone de fregadero, se puede volver a insertar sin haberla limpiado.

Al final de cada ciclo hay que lavarla con agua y jabón y también se puede esterilizarla hirviéndola en un cazo con agua.

  • Compresas de tela

Las compresas reutilizables son prendas de tela que se sujetan a la ropa interior mediante un botón de aluminio. Están hechas de varias capas de tela tejidas entre sí, habitualmente con una o dos capas absorbentes de base de algodón o de otros materiales transpirables y, a menudo, con una capa textil impermeable y transpirable, para absorber el flujo menstrual sin que haya fugas ni se manche la ropa interior.

En el marco de esta actuación se distribuirá una única talla de compresas, de absorción media (talla M), adecuada para los días de menstruación en los que se tiene una cantidad de flujo moderado. Este producto se entregará en paquetes de dos unidades.

Uso máximo continuado: habitualmente, es necesario cambiar la comprendida cada 4-6 horas durante el día y una vez durante la noche. Sin embargo, esto puede variar en función del flujo.

Vida útil: entre 1 y 5 años. Su vida útil varía en función de los tejidos, número de veces que se lave y el mantenimiento que se realice, ya que esto afectará a su capacidad de absorción. Las compresas pueden cambiar de color con el uso, sin que esto vaya en detrimento de su efectividad.

Limpieza y mantenimiento: se aconseja lavar la compresa antes de utilizarla por primera vez. Se puede lavar a mano o máquina, a una temperatura máxima de 30ºC para evitar dañar los tejidos técnicos absorbentes. Para un mantenimiento óptimo, se recomienda no utilizar suavizante, puesto que puede dañar los tejidos. Tampoco se recomienda el uso de secadora.

  • Bragas menstruales

Es un tipo de ropa interior con varias capas de tela que absorben el flujo menstrual sin que traspase. Los materiales son muy cuidadosos con la flora vaginal y evitan la sensación de humedad, ya que tienen un refuerzo de tela absorbente en la zona que tiene contacto con la vulva. Por lo general, las bragas están formadas por una capa de tejido suave en contacto con la piel (algodón, franela…), una o dos capas intermedias con capacidad de absorción (algodón, rizo de bambú…) y una capa impermeable de poliuretano laminado para evitar las fugas y los olores.

El sistema de tallas de las bragas menstruales funciona igual que el de cualquier prenda interior. Las tallas que se distribuyen van de la XS a la 3XL.

Uso máximo continuado: habitualmente, es necesario cambiarlas cada 4-6 horas. Sin embargo, esto puede variar en función del flujo. Es importante indicar que las bragas menstruales que se distribuirán en el marco de este programa no son aptas para el baño.

Vida útil: entre 1 y 5 años. Su vida útil varía en función de los tejidos, número de veces que se laven y su mantenimiento, ya que esto afectará a su capacidad de absorción. Las bragas pueden cambiar de color con el uso, sin que esto afecte a su calidad de absorción. Si se realiza un buen mantenimiento, pueden durar hasta 100 lavados.

Limpieza y mantenimiento: se aconseja lavarlas antes de utilizarlas por primera vez. Se pueden lavar a mano o máquina, a una temperatura máxima de 30ºC para evitar dañar los tejidos técnicos absorbentes. Tampoco se recomienda el uso de suavizante ni secadora.

Fuente:https://igualtat.gencat.cat/ca/actualitat/campanyes/la-meva-regla-les-meves-regles/index.html

Protocolo de equidad menstrual del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Catalunya.

Escrito por: Paula Hernández, farmacéutica.