Pie de atleta o tiña de los pies

Pies

Las glándulas sudoríparas son las que secretan el sudor. Se encuentran en el tejido subcutáneo y se abren mediante un conducto en la superficie del cuerpo.

Pueden ser de dos tipos:

• glándulas sudoríparas ecrinas que se encuentran en todo el cuerpo.

• glándulas sudoríparas apocrinas se encuentran en las axilas y en la región perianal y secretan un producto más viscoso y de olor fuerte.

En los pies tenemos, por tanto, glándulas sudoríparas ecrinas y el sudor que secretan está formado por:
agua (un 95%)
sal (cloruro de sodio principalmente)
colesterina
grasas
ácidos grasos
albúmina
amoníaco
urea
y otros componentes

Su función es la transpiración es decir a disminuyen la temperatura corporal.

En las manos y los pies se encuentra el mayor número de glándulas sudoríparas.

En los pies por ejemplo tenemos 250.000 glándulas sudoríparas, por eso es más frecuente que haya sudor que en otras partes del cuerpo.

El sudor no significa mal olor. El mal olor se debe a la presencia y actividad de bacterias y hongos que hay en la piel que descomponen el sudor.

El exceso de sudor favorece la actividad de los hongos que existen en la piel y pueden causar el pie de atleta o tiña de los pies.

Pie de atleta

El pie de atleta es una infección de la piel causada por hongos que comienza afectando a los espacios interdigitales del tercer y cuarto dedo del pie y después se va extendiendo a los demás dedos, en la planta y en las uñas haciendo que éstas se hagan más gruesas.

Adopta una distribución muy característica llamada mocasín.

Síntomas del pie de atleta: dolor, picor, descamación blanquecina y aparición de vesículas, olor desagradable.

Se debe evitar andar descalzos en lugares públicos (duchas, piscinas…)

Es una infección muy frecuente en deportistas o montañistas que tienen un exceso de humedad en el calzado.

CONSEJOS

Mantener los pies secos, evitar el sudor y los pies húmedos.
Lo mejor es limpiarse bien con agua y jabón y sacarse bien, SOBRE TODO ENTRE LOS DEDOS. Quitar la piel macerada con cuidado y aplicar un pulso antimicótico suave y desecante. En caso de tener vesículas se podrían drenar, pero sólo en el margen.
EVITAR COMPARTIR TOALLAS.
Cambiarse los CALCETINES CADA DÍA: escoger de material transpirable: preferiblemente que sean de algodón, evitar los de materiales sintéticos.
CAMBIAR de CALZADO periódicamente sobre todo en los meses de mayor calor. Calzado ligero abierto o transpirable – cuero Desodorantes con poder absorbente Muchos pacientes se benefician si caminan descalzos por casa
 Se debe evitar andar descalzos en lugares públicos (duchas, piscinas…) para prevenir las infecciones por hongos.
Mantener una dieta equilibrada: evitar picante, cafeína, beber mucha agua,…

TRATAMIENTOS

PRIMERO

Talco o productos pedológicos desecantes como el agua de Burow diluida, ácido bórico, óxido de zinc, … para prevenir el pie de atleta en personas de riesgo.

SEGUNDO

En el caso de INFECCIÓN o muy mal olor consultar con el podólogo para que te recomiende el tratamiento que considere más adecuado.

Bibliografía:

El Manual Merck
Diccionari enciclopèdic de Medicina
Enciclopèdia Espasa- Calpe S.A.